ALL HALLOWS’ EVE MANNEQUIN

ALL HALLOWS’ EVE MANNEQUIN

El gran día había llegado, todos esperaban con ansias la noche de todas las ánimas. Desde tiempos ancestrales se ha creído que durante estas horas del año se abren portales a otros universos y que nunca se debe subestimar lo que se desea mientras vez a la luna, pues podría hacerse realidad.

Nadie esperaba tanto ésta noche como Anto, quien aún no imaginaba las dimensiones que sus deseos desmedidos podrían alcanzar.

Todo estaba listo, Anto se había ocultado tras un montón de cajas vacías abandonadas en el sótano del almacén. Sabía a la perfección lo que necesitaba, puesto que había repasado tanto cada detalle desde veinticuatro meses atrás. Tenía dos velas con aroma a prumeria, una blanca y una negra. El mortero estaba preparado con la mezcla de mandrágora y aceite de sándalo y el humo de las hierbas incendiadas impregnaba el lugar.

Eran las 6 de la tarde y Anto comenzó a leer los versos que traía consigo y que eran sustanciales para llevar a cabo su plan. Estaba frente al frío maniquí recién desfundado, que según leyendas locales volvía a la vida cada año, sin falta, siempre a la misma hora a cumplir los deseos de un humano con el corazón destrozado, aplastado, sangrante de dolor. Tan pronto como terminó de leer sus cartas de súplica ante la reluciente figura, terminó con un “por favor, concédeme lo que te pido”, y el maniquí se desvaneció junto con el humo espeso que comenzó a predominar en aquel lugar. A lo lejos, Anto sólo vio la figura estilizada, casi perfecta de lo que parecía un hombre y una mujer a la vez, el alter ego de un ser enfundado en un traje blanco y negro como la presencia y al mismo tiempo ausencia de todo, emergiendo de las penumbras, con semblante característico de las más inconscientes tragedias mundanales; en una historia de héroes, villanos y juegos de azar.

Anto colapsó de la impresión de ver aquel ser acercarse a él con lo que parecía un cuerpo humano en los brazos, ¿podía ser posible que finalmente tenía ante él aquel hombre que años atrás había mutilado sus sentimientos? Lo que no sabía era el alto precio que conllevaría, pues a su lado, desde ahora y para siempre lo tendría, pero sin soplo de vida, con los ojos bien abiertos mirando a la luna, junto a su amado estaría.

Modelo: Pixie Pixie
Texto/historia: Gerónimo García

pixiepix_ok

¿Te gusto? ¡Compártelo!

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *