Amor libre

Individualidad, moralidad y amor libre

Como es mi costumbre y para tratar de aclarar el tema, primeramente me di a la tarea de buscar la definición de “amor” por parte de la Real Academia del Español, en la cual me he encontrado con al menos una catorcena de definiciones y con poco más de veintidós referencias a expresiones de uso común relacionadas a ella en diversos contextos, por lo cual nos centraremos sólo en aquellas que se enfoquen en aspectos de la sexualidad humana; entiéndase con ello sentimientos de afecto, atracción erótica física, sexual e intelectual. Como síntesis de todas ellas, la RAE las caracteriza como un sentir intenso que se extiende hacia otra persona de manera positiva, buscando la entrega recíproca y que busca una vinculación entre ambas partes.

amor libre4 - Amor libreLa formación del amor en psicoanálisis

Como segunda referencia me basaré en el entendimiento psicoanalítico acerca de lo que implica el amar y ser amado. Para los psicoanalistas el amor surge a partir de la no diferenciación del bebé con la madre, éste se genera a partir de los cuidados y satisfacciones que ella le provee. Él se cree merecedor de todos y cada uno de ellos pues percibe a la madre como una extensión de él, lo cual va generando la formación de un sentimiento de amor primario hacia sí de origen narcisista. Posteriormente con el transcurso del tiempo y la construcción de su sistema mental, el bebé es capaz de ir generando esta separación entre ambos, es decir, darse cuenta de una realidad exterior y su deficiente capacidad para autosatisfacerse.

La dependencia al otro exige entonces que genere diversos mecanismos para cubrir las necesidades. El amor narcisista que se tiene no le es suficiente, por lo cual tiene que ser transformado en aquello que pueda alcanzar a los otros; es decir generar un amor de objeto. El amor de objeto, por una parte le permite seguir desarrollando su psiquismo, generar vínculos con las demás personas, pero al mismo tiempo al surgir de la dependencia le crea sentimientos de vacío e incompletud.

Desde luego con lo anterior nos remitimos a una etapa en donde el pequeño necesita de los objetos de manera presencial o concreta para sentir que existen, pero nuevamente con la maduración a través del tiempo de su sistema mental, el niño va adquiriendo la capacidad de conservar estos objetos dentro de sí a través de símbolos. Esta nueva capacidad de simbolizar le permite cierto grado de independencia por lo que se fortalecen sus autorreferentes (autoestima, autonomía, etc.), sin embargo es consciente de que aún necesita de los otros para su integración por lo que sigue en la búsqueda de objetos de los cuales pueda abstraer cualidades que siente que le faltan o a los cuales aspira.

Amor libre - Amor libre

La maduración y el amor

Como ya vimos el surgimiento del amor se vincula primeramente a un tema de supervivencia individual, que posteriormente se relaciona con temas de identificación con otros para adquirir rasgos que se creen faltantes. La maduración de los órganos genitales es el siguiente escalón en el cual el amor tiene que pararse para proseguir su evolución.

Con la maduración sexual a partir de la pubertad y adolescencia, surge el instinto de la procreación en el ser humano, por lo cual las primeras experiencias eróticas van surgiendo. Los vínculos que se crearon en el pasado a través de las identificaciones con los otros se fortalecen aún más o se van modificando por esta ímpetu de individualidad. Al combinarse estas dos situaciones anteriormente mencionadas, hace que las experiencias eróticas surjan con sus allegados y surgen también las primeras relaciones de pareja. El vínculo erótico por exigencia corporal se fortalece al igual que el emocional: por supervivencia de la especie, del individuo y por la añoranza de la completud que se vivió en la primera infancia ¿pero esto qué tiene que ver todo esto con el amor libre?

amor libre 3 - Amor libre

El amor libre como respuesta social

El amor libre es un concepto que remonta sus orígenes hacia finales del siglo XVIII, en donde se entrelaza con la lucha de los derechos de la mujer. Éste surge como respuesta al machismo de la época y donde se cuestionaba al matrimonio pues era asociado comúnmente con un sistema de control por parte del hombre, del estado y de la iglesia, donde básicamente la mujer pasaba a ser una propiedad más firmada mediante un contrato que impedía su desarrollo personal y libertad.

Más adelante con el pasar de los años, la revolución sexual atribuía además al amor libre el hecho de que la mujer tiene la libertad de decidir sobre su cuerpo, así como discutir temas de su entero interés como la anticoncepción, el aborto, el abuso conyugal, el divorcio, la educación sexual para todos los individuos, entre otros. Es decir, la sexualidad debía dejar de ser un tema tabú pues todos somos participantes de ella.

Del lado de los más radicales, el amor libre pasó a asociarse al movimiento hippie de los sesenta y setenta principalmente, y las connotaciones negativas no se hicieron esperar, ya que se comenzó a relacionar con la promiscuidad, el desenfreno así como con las perversiones sexuales, eclipsando de esta manera su sentido de lucha.

www.serviciodeagencia.com

El amor libre como sentido de completud

Más allá de la implicación social de la que acabamos de hablar, el concepto de amor libre se introduce en un ámbito de libertad sexual individual. Que destaca no sólo en la decisión de cada individuo sobre qué hacer con su cuerpo, sino de él permitir y respetar a los otros el decidir sobre los suyos. Como mencioné a mitad de este texto, el amor de pareja pareciera una necesidad inherente al ser humano guiado por la falta y necesidad del otro para sentirse completo, pero la realidad es que así como abordamos el hecho de evolución del sistema mental en el niño y el adolescente, el adulto debe de hacer una transformación más, guiada por un sentido de conciencia.

Los aspectos morales de la pareja y la sexualidad, como lo expone el movimiento arriba mencionado, deben de ser reflexionados con base a no surgir como un sistema de control hacia el otro, tampoco como una forma para completarse a sí mismo, sino como un disfrute pleno de todas las partes implicadas. Amor libre no es sinónimo de poliamor, pero tampoco tiene que serlo de monogamia estrictamente.

www.serviciodeagencia.com

Amor libre es, como se entiende a primera instancia el concepto: el hecho y la potencia que tiene cada ser humano de enamorarse de uno o más individuos a la vez, de disfrutar su sexualidad como mejor le parezca, con respeto hacia sí y los otros y sobre todo, de tener la responsabilidad de ser sincero con cada uno de ellos. Además de eso, es la capacidad de entender que se puede amar a alguien y no ser amado recíprocamente, pero no con ello sentirse en falta o incompleto. El entender a los otros como individuos con esas mismas capacidades y responsabilidades, sin tener la necesidad de hacer juicios morales. Es el amar oblativo que nos propone Françoise Dolto: el amar sinceramente sin restricciones, sin esperar algo a cambio.

¿Te gustó? Hazme llegar tus dudas y comentarios a mi cuenta de Twitter. Recuerda que estoy como @FredOleaP ¡Compártelo para que juntos podamos hacer reflexión sobre el tema!

fred olea 150x150 - Amor libre

En ServicioDeAgencia estamos a favor de la libertad de expresión y ofrecemos un espacio donde es bienvenida la diversidad.
¿Te gusto? ¡Compártelo!

Alfredo Olea

Alfredo Olea, psicólogo de orientación psicoanalítica.

One thought on “Amor libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *