Cuando hablamos de Lemebel

Muchas veces no nos damos la oportunidad de conocer la esencia de las personas y nos quedamos con el primer contacto ¿De qué hablamos cuando hablamos de Lemebel?

Entre las razones que me llevaron a tomar la decisión de viajar a Santiago de Chile, se encontraba el anhelo de conocerlo. No todos tienen la suerte de contar que estuvieron cara a cara con un disidente cultural como lo fue él. Yo no la tuve. Escuché su nombre, por primera vez, en mi clase sobre Estudios de Género, su lugar, bien ganado, en la historia del performance latinoamericano, nos llevó a recordarlo: Pedro Lemebel.

MUERE EL ESCRITOR CHILENO PEDRO LEMEBEL, UN IMPRESCINDIBLE, SEGÚN EL GOBIERNOCronista, novelista, performancero, Lemebel lo fue todo, tal como lo señaló en el programa televisivo chileno “Trazo mi ciudad”:

“Soy escritor, soy artista visual. ¿Qué más? Drogadicto, homosexual, traficante… […] He hecho de todo. Pa’ puta no me dio mucho el cuerpo, pero he hecho casi de todo. Pero mi oficio es la de escribir en el género de crónica, donde más me ha resultado esta pirotecnia de la letra.”

Homosexual confeso, escritor mordaz y mariquita linda, Lemebel fue, y es, una cicatriz en el rosto de la aparente heteronormatividad que, como en toda sociedad latinoamericana, en Chile se pretende totalizar. Enfundado en unos tacones de impacto, el rostro maquillado y usando un lenguaje “mariflor”, Lemebel habla desde la diferencia, pero principalmente, desde la suya. Nacido en el terreno de lo excluido, pobre y maricón, sabe lo que es soportar a los “machitos” y tener el valor para enfrentar a comunistas, capitalistas, demócratas y partidarios de la dictadura que marcó la historia de su país.

El pasado 23 de enero, se lo llevó un cáncer a la laringe. A casi tres meses de su partida, el Departamento de Lengua y Literatura de la Universidad Alberto Hurtado, invitó a la Dra. En literatura Raquel Olea a dictar la conferencia: Lengua mariflor y discurso homosexual. Políticas de oralidad y escritura en la obra de Pedro Lemebel. En esta disertación la Dra. Olea habla de la imagen de la “loca”, desde Lemebel, quien la dibuja, explora y explota en su única novela Tengo miedo torero. La loca, según Olea, es un performance de género que se ubica fuera del binomio de lo femenino y lo masculino. Porque es la exageración de lo primero, una teatralización de la feminidad normalizada, la parodia de aquello que no se es, de lo que Simone de Beauvoir llama “el eterno femenino”. Así la loca es, como lo índica Olea, el devenir mujer en el cuerpo de un hombre, un tipo de masculinidad que se desarma en lo femenino. Una opción fronteriza de la visión de género dominante.

x000582580-pedro2.jpg.pagespeed.ic.oDj9N_ygrZ

Lebemel como imagen de quien se niega a ser escondido en la normalización, a causa de su diferencia, continúa proyectándose en las generaciones que no le conocimos directamente, pero que encontramos un aliciente para reclamar nuestro derecho a la no exclusión en sus textos como el Manifiesto (Hablo por mi diferencia), que leyera en 1986 en una reunión de los partidos de izquierda en Santiago de Chile, porque al igual que él, somos los hijos, y las hijas, a los que se nos doblan la patita.

¡Qué mala suerte la mía! Que antes de mi llegada a su ciudad, una de las Yeguas del Apocalipsis, dúo performativo que formo junto al poeta Francisco Casas, partiera. Sin embargo, al igual que aquellos que le conocieron, escucharon y aprendieron de él, considero necesario recordar, reflexionar y compartir sus legado contracultural, pues como él señalo, <<Hay tantos niños que van a nacer con una alita rota>>, y yo, al igual que Lemebel, quiero que vuelen libres, libres de homofobia y exclusión.

Artículo por Carlos Díaz

@Carlosdiaz1712

facebook.com/CarlosDiazAzcona

En ServicioDeAgencia estamos a favor de la libertad de expresión y ofrecemos un espacio donde es bienvenida la diversidad.
¿Te gusto? ¡Compártelo!

Carlos Díaz

Titulado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Carlos Díaz es un apasionado de la pluma con un estilo literario fresco y muy actual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *