Cultura del bicho y de la prevención del SIDA

Hace treinta y cinco años exactamente, es cuando se “oficializó” la existencia del SIDA, y desde entonces hasta el día de hoy que se conmemora el Día Mvundial de la Lucha contra el SIDA, ha sido un terrible holocausto en la historia de la humanidad. La pandemia dejó una particular marca en la comunidad LGBT, particularmente entre gays, cuyos terribles casos de enfermedad y fallecimiento llegaron a tocar a la mayoría de nosotros. En aquella época, la pérdida de tantos seres queridos, conocidos, infundió un miedo, una consciencia, que fué la primera arma para intentar refrenar el avance del VIH.

cultura-del-bicho-y-de-la-prevencion-vih

Hoy, los tiempos han cambiado radicalmente… Ya muy pocos se acuerdan de aquellos trágicos episodios, y muchos niños y jóvenes ni siquiera tienen consciencia de que aquello en verdad ocurrió. Hoy, ese miedo irreflenable a contraer el virus no está en las nuevas generaciones. Hoy, tal vez de la mano del internet y de las redes sociales, la percepción social entorno al VIH y al SIDA es, paradójicamente, obscura, confusa y erronea para una vasta población.

Desde los mitos falsos sobre los procesos de transmisión del virus, como pregonar que el sexo oral es 100% seguro, hasta extremos como el negacionismo del VIH (si, siguen existiendo grupos religiosos, extremistas, ultraderechistas, gobernantes, etc… que niegan la existencia del virus existe y atribuyen el SIDA a otros factores como uso de drogas o intervención divina) y el extendimiento de la cultura urbana del bicho (bug).

Y es que dado el impacto tan fuerte que tiene en ciertas comunidades el contagio del VIH y el posterior desarrollo del SIDA, algunas de ellas han perdido el miedo y han llegado al extremo de querer contraerlo y vivirlo. Dichas personas, los “Bug Chasers” (perseguidores del bicho) son personas que consistentemente tienen relaciones sexuales sin protección, en busca del “Gift” (el VIH) de aquellos “Gift Givers”, que son personas portadoras del virus en busca de donarlo a aquellos que quieran recibirlo. Las razones para llevar a cabo “bugchasing” son muy variadas, pero representan un grave reto para la lucha contra el VIH hoy en día.

Ante las amenazas que fanáticos, la desinformación, los mitos y otros factores que enfrenta el estatus actual de la lucha contra el VIH y el SIDA, así como a la ausencia de una vacuna probada, hoy en día toma una particular importancia el combatirlo con una cultura de prevención y protección donde el uso adecuado y correcto del condón (y lubricantes a base de agua) para cualquier práctica sexual de riesgo siguen siendo la forma más efectiva de contener la propagación del devastador virus, mas allá de los modernos (y por cierto costosos aunque efectivos) tratamientos antiretrovirales para contener la expansión del virus en el organismo. Todavía hay mucho por hacer antes de ganar esta terrible lucha contra el VIH/SIDA.

 

Niklas Bloemer

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Niklas Bloemer

Holiiiii aquí me expreso libremente sobre lo que pienso y siento, especialmente relacionado con la comunidad LGBTTTI. Por si lo dudabas, soy gay. ¡Disfrútalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *