¿Dónde quedaron los verdaderos hombres?

¿Dónde quedaron los verdaderos hombres?

Aprendiendo a ser gay….  ¿Les ha pasado que cada vez que van al antro, con la mejor actitud del mundo y ganas de ligar… No pasa nada?

verdaderos-hombres

Me pregunto dónde quedaron los verdaderos hombres. Los que con una sola mirada podían provocar despertar tus más bajas pasiones. Los que sabían lo que querían, cómo lo querían y en dónde lo querían.

Por qué desaparecieron esos caballeros que parecían súper héroes y eran capaces de invitarte a bailar, acercarse a decir “hola” y preguntar tu nombre. En qué momento el valor dejó de fluir y comenzó a convertirse en miradas desviadas y miedos.

Será que el sufrimiento humano causado por el amor ha hecho que las personas dejen de correr riesgos. Se limiten a vivir con miedos y sueños, esperando a que otros se atrevan a dar el primer paso.

¡Ya no más! Es momento de volver a ser hombres. Ármense de valor y corran riesgos que después de todo la vida se hizo para aprender y equivocarse. Amen, griten, lloren, hagan locuras, rían, no piensen tanto las cosas, experimenten, no se lamenten, jueguen, vuelvan a ser niños o mejor aún nunca dejen de serlo.

Es hora de volver a ir de antro. Esta vez no desvíen la mirada si alguien se les queda viendo, sosténganla. Si él no se acerca a ustedes dejen su orgullo a un lado y atrévanse a ser el valiente que de el primer paso. No pasa nada porque no se atreven a hacer que las cosas pasen. Solas no van a llegar pero les aseguro que si no se atreven sí se van a quedar “solas”.

Sáquen sus mejores pasos y bailen con alguien que no sea su amigo o amiga. Anímense a conocer nuevas personas, a intentar cosas diferentes. El que logra vencer el miedo a hacer el ridículo puede enfrentarse a todo.

Hay amores que duran una vida, un año, un mes, un día, una hora, un minuto, un segundo o incluso hasta un beso.

Atrévanse a hacer que las cosas pasen.

¿Se atreverán?

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Alex Garcia Alvarez

Alejandro García Álvarez: Ingenuo de la vida, iluso e idealista del amor. Sólo soy un humilde tuitero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *