El arte de ser deseado

Las luces del bar iluminando mi cara a veces no me dejan abrir los ojos, la música está al cien, Agnes al fondo, si! el remix de “Release me” … yo en una jaula que cuelga del techo, vestido solo con un diminuto Jockstrap color amarillo, botas y un corbatín dorado. El cuerpo musculoso empapado de sudor, pero sigo bailando, me agarro de las rejas y me muevo de aquí a allá, mordiéndome los labios y sonriendo a la multitud mientras siento en las piernas las manos de unos cuantos que luchan por alcanzar mi entrepierna. Luego siento que algo me camina en el pecho y ahora está lamiendo mi oreja. Es mi chihuahua, Luka que me despertó de uno de los sueños que me persigue de vez en cuando… dando paso a ser consiente de el arte que implica ser deseado.

El arte de ser deseado6 1024x682 - El arte de ser deseado

La semana pasada…

Juan Carlos me invito a traer mi cámara a su Bar y hacer algunas fotos del lugar y del show de GOGO dancers que se presentaban esa noche para deleite de la concurrencia, no acostumbro a salir de noche y menos a lugares gay, creo que estar rodeado de tanto hombre en busca de sexo me hace sentir como que estoy en un concurso de belleza, el que seguramente no voy a ganar; y es que con las nuevas tecnologías de la comunicación para los tipos como yo es más fácil mandar y recibir algunas fotos de los “menuditos” corporales para poder conseguir una que otra despelucada, que de vez en cuando no le cae mal a nadie.

Volviendo al bar…

Tuve que esperar hasta pasada la media noche para hacer las fotos del famoso show, y cuando se llegó la hora el primer muchacho salió empecé a tirar fotos de todos sus movimientos, no quería perder ningún detalle y de repente empecé a recordar que durante mis 20´s soñaba con ser stripper, pero en serio lo soñaba, no sé si era por vanidad o por eso que los metafísicos llaman Misión de Vida. Sin embargo nunca bajé la panza y aunque voy al gimnasio mi amor por la pizza ha sido más grande que por la pechuga de pollo y los huevos duros (o sea los que se comen)… ya sé que están pensando, me refiero a los que se comen, mastican, tragan y digieren. En fin, mientras fotografiaba el show veía varios hombres tratando de tocar al GOGO, que solo luchaba por proteger la integridad de su calzoncito con plumas. El baile no estuvo mal, de hecho yo me hubiera llevado al muchacho a casa, no me casaría con él, pero si me lo hubiera llevado a casita para que me bailara un ratito y me pusiera un poquito de marihuanol en las pantorrillas que ya me duelen si estoy de pié mucho tiempo.

El arte de ser deseado7 1024x682 - El arte de ser deseado

Cuando llegó el segundo bailarín, ya casi ni tomé fotografías…

Lo reconocí al instante, era un niño que me veía sobre el hombro todos los días en el gym, es profesional, tiene un buen trabajo y muchos estudios… y pensé en que hay que tener huevos para subirse a una tarima y mostrarte desnudo ya considero que la desnudez no implica sólo el físico, si no, la desnudez y vulnerabilidad de un arte cómo este, porque para mi es arte, que combina un cuerpo escultural y la creación de todo un personaje que por 15 minutos en la tarima es un bombero, un albañil, el doctor o el aborigen cubierto de plumas que le vende esa estampa fantástica a los que como yo cosechamos una pancita orgullosa a diario.

El arte de ser deseado17 - El arte de ser deseado

Que hacen estos chavos al bajarse de ahí? siempre me lo he preguntado, éste no es un país donde puedas vivir solamente de este tipo de trabajo, tienes que tener lo que la gente denomina un trabajo “real”, porque el bailar viernes y sábados en un bar por 15 o 20 minutos no alcanza siquiera para el frasco de Wey Protein para el mes. Me he topado con varios de ellos trabajando en el banco, en tiendas de ropa o como entrenadores en el gimnasio. Serán todos gays? Porque al menos un par lo son y me consta, mi boca no me puede dejar mentir, que al menos les gusta mi barbita y yo soy un FAN de los pubis rasurados que te raspan la barbilla, pero aquella noche no fue la noche de suerte porque me fui sólo a mi camita y con un montón de pensamientos, creo que los GOGOS son personajes interesantes porque no llevan una vida particular. Te has puesto a pensar en que debajo de esos músculos hay un ser humano y que fuera de ese bar hay un hermano, un hijo, un padre de familia, un novio con doble vida o un potencial emigrante que está reuniendo el dinero para pagar el coyote y probar suerte en los States? qué sé yo, seguramente si tuviera esa figura, lo haría solo para probar que se siente estar de ese lado de la historia, de sentirte expuesto al deseo del prójimo y de usar esas tanguitas sin tener pena que se me vea el gordito o la estrilla que me empieza en el cuello y me termina en el dedo gordo de pié derecho. Te dejo las fotos de aquella noche, cuéntame que piensas, tú te quitarías la ropa y bailarías? O sea, como trabajo, expresión de arte, vanidad o calentura.

El arte de ser deseado11 - El arte de ser deseado

No olvides dejar tus comentarios y si tienes alguna anécdota que compartir es bienvenida, yo soy Doug Tejeda

 DougTejeda

En ServicioDeAgencia estamos a favor de la libertad de expresión y ofrecemos un espacio donde es bienvenida la diversidad.
¿Te gusto? ¡Compártelo!

Doug Tejeda

Comunicador social y fotógrafo, conductor de Televoz en antigua Guatemala y colaborador de National Geographic

13 thoughts on “El arte de ser deseado

  1. creo q todos tuvimos ese deseo q ser admirado y deseado por los demas
    y ser esa fruta prohibida q no pueden comer
    yo antes tenia ese anhelo de ser conocido por todos claro q era mas por vanidad y sentirme alguien en los lugares
    pero eso con los años pasa
    bienp eso me paso a mi

  2. Que buen articulo. Creo que todos hemos pasado por la etapa de ser GOGO, unos con mas animos que otros, inclusive yo que lo deseo con todas mis ganas y me esfuerzo por conseguir ese cuerpo perfecto, con que fin?, con el fin de ser deseado, admirado o inclusion “querido”.

  3. Que buen articulo. Creo que todos hemos pasado por la etapa de ser GOGO, unos con mas animos que otros, inclusive yo que lo deseo con todas mis ganas y me esfuerzo por conseguir ese cuerpo perfecto, con que fin?, con el fin de ser deseado, admirado e incluso “querido”.

  4. Me llamo la atención este artículo pero me arrepentí al leer la forma infantil en el que está escrito, sin usar correctamente los puntos, acentos y comas. Me terminé dando cuenta que quien lo escribió fue alguien que me vio sobre el hombro, y me alegró leer que también el gogo dancer le hizo lo mismo. Ahora, contestando la pregunta, no me gustaría subirme a una tarima, no me sentiría cómodo, pero sí me gustaría ver bailar a uno y acariciar su cuerpo.

    1. Hola Julián!
      Entre lo que pienso, lo que quiero decir, lo que creo, lo que digo, lo que quieres oír, lo que oyes, lo que crees entender, lo que quieres entender, lo que entiendes existen nueve posibilidades de no entenderse. Yo no veo sobre el hombro a nadie (soy muy Chaparro para eso) y si eso pensaste disculpa, la próxima vez si es que la hay, con toda confianza dime!

      Un abrazo
      (PD) Voy a poner más atención en mi gramática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *