El mejor atardecer del mundo en Bolivia

Luego de vivir inolvidables momentos en Argentina decidimos seguir nuestra luna de miel a Bolivia. Llevábamos ya diez días de viaje y nos quedaban muchas ganas de seguir disfrutando de las maravillas que ofrece Sudamérica. Y les puedo asegurar que nos encontramos con el mejor atardecer del mundo en Bolivia

www.serviciodeagencia.com

Partimos muy temprano, ya que nos esperaba un largo camino hasta nuestro siguiente destino. Llegar a la Quiaca, la frontera con Bolivia y Argentina, desde Mendoza fueron casi veinte horas de recorrido. Finalmente, y después de un cansado traslado, acompañado de miles de llamas por el camino, y paisajes de tonalidades café con amarillo, llegamos temprano a la frontera.

  Cabe señalar, que el paso fue rápido y sencillo, solo presentamos el pasaporte mexicano y sin costo ya estábamos en nuestra tercera parada.

www.serviciodeagencia.com

Al pisar tierras bolivianas,

ya nos sentíamos en otro lado del mundo, ya que habíamos dejado atrás un país donde se come bien, vistas espectaculares de viñedos y la Cordillera de los Andes, y por supuesto hombres atractivos. Ahora estábamos en un país que a simple vista tenía muchas carencias económicas, de infraestructura y servicios.

Estar en Bolivia nos produjo dos sentimientos distintos: una emoción por conocer un país que ha conservado su identidad a pesar del imperialismo cultural y económico de Estados Unidos. Y por otro lado, nos causaba nostalgia sentir un país, a simple simple vista, con muchas necesidades.

www.serviciodeagencia.com

Luego de recorrer un poco la ciudad,

y comer con remordimiento carne de llama, fuimos a la central de ferrocarriles para tomar el tren que nos llevaría a nuestro siguiente aventura; el Salar de Uyuni, donde veríamos el mejor atardecer del mundo en Bolivia. Tuvimos que esperar un par de horas para iniciar el viaje de siete horas.

Muchas sitios de Bolivia se encuentran a miles de metros sobre el nivel del mar,

así que de día encontramos un calor insoportable, pero de noche hacía un frío que calaba en los huesos. A esto súmale que es escaso el uso del aire acondicionado o calefacción. Lo que esperábamos fuera un viaje en tren increíble, terminó siendo un viaje muy incómodo que jamás volvería a repetir. Y ni hablar de transportarse en autobús, más incómodos y carreteras de terracería.

El horario que tomamos fue el único que se nos acomodó, así que llegamos a Uyuni entrada la medianoche. Para rematar, la mayoría de las calles no tenían nombre y pocos domicilios estaban enumerados, así que duramos un rato, muertos de frío, en encontrar el hostal donde nos íbamos a quedar.

www.serviciodeagencia.com

Al día siguiente tomamos un tour que nos llevaría al mágico Salar de Uyuni.

Había muchas opciones para hacer el recorrido, pero elegimos la agencia de viajes que nos la recomendó el amable chico de la recepción del hostal, este por un precio bastante accesible.

Muy emocionados aprovechamos la mañana para desayunar y comprar provisiones para el recorrido. A las diez de la mañana salimos en una camioneta 4×4 de la ciudad hacia nuestra primera parada, el Cementerio de trenes de Uyuni. Un sitio para tomarse buenas fotos por un par de minutos para después continuar hacia el mar de sal. Durante el camino, nos encontrábamos manadas de llamas salvajes, estos hermosos animales libres en su estado natural que solo quieres tomarte fotos con todas.

www.serviciodeagencia.com

En el viaje estábamos acompañados de una pareja de españoles de aproximadamente cuarenta años. Así que durante el camino no perdimos la oportunidad de intercambiar impresiones de Bolivia, y hablar de lo maravilloso de cada uno de nuestros países, sobre todo del mezcal que tanto les encantó.

Luego, tocó atravesar por casi una, hora de orilla a orilla, el Salar de Uyuni. Fue tan padre conocer esta maravilla natural donde realmente radica la magia del sitio, ser el salar más grande del mundo. No por nada encontramos a muchos asiáticos que eligen este lugar como destino favorito de Sudamérica.

Cuando recorres el salar es como si estuvieras en otro planeta o en otra dimensión. Te sientes en medio de la nada, ya que no logras ver rastros de civilización a lo lejos, parece que no tiene fin este maravilloso paisaje blanco.

www.serviciodeagencia.com

Imagínate las increíbles fotos que se toman en medio de la nada, tanto que puedes sacar tu lado creativo, y hacer divertidas fotos jugando con la perspectiva. Y si esto te parece poco, en temporada de lluvias todo el suelo se convierte en un inmenso espejo de sal.

Lo más padre aún no sucedía,

el mejor atardecer del mundo en Bolivia se convertiría en uno de los clímax de nuestro viaje de luna de miel. La puesta de sol se tornó color rosado, y aunque solo duró quince minutos, créanme, se convirtieron en los más bonitos y románticos de mi vida. Gilberto y yo estábamos tan emocionados y felices de encontrarnos en ese preciso momento y lugar. Es un sentimiento indescriptible, los colores, el brillo de la sal en el piso, y sobre todo, la compañía, permitieron que viviera uno de los momentos que más se quedarán en mi memoria.

www.serviciodeagencia.com

Para finalizar,

cabe señalar que la comida no fue maravillosa durante nuestra estadía en Bolivia, sin embargo, el costo de los alimentos y servicios fueron los más económicos que tuvimos durante los veintiún días que duró nuestro trip. Pero, si quieres vivir la experiencia, debes sacrificar ciertas comodidades que al final valdrá mucho la pena sobrellevarlas.

         ¡Te invito a vivir esta experiencia!

No dudes en escribirme si tienes ganas de conocer este lugar y no sabes cómo comenzar tu itinerario. Por cierto, esperen el video en mi canal de YouTube.

 Yo soy Edgar Ciruela y te invito a que dejes tus comentarios y compartas este maravilloso destino…

¡Les deseo lo mejor y muchos viajes! ✈️❤️💯💯

 

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Edgar Ciruela

Me apasiona viajar y vivir nuevas experiencias. #Tijuana #Marketing #SocialMedia lo demás tu ya sabes que hacer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *