Relaciones formales o el triángulo del amor

Y no, este texto no trata sobre una posición sexual, pero sí de las relaciones serias y formales. Si andas saliendo con alguien, muy probablemente lo conociste en un antro o en una fiesta, se cayeron bien, se dieron sus whats o su face, y si todo va bien, a lo mejor ya fueron al cine o hasta ya fueron a su casa a darse cariño. Y entonces comienza a surgir la duda si valdrá la pena pasar al siguiente nivel, que si cuándo, dónde y como será mejor decirle si formalizan la relación, y sobre todo, que si a la hora de hacer todo un poco mas serio no se echará a perder la diversión y empezarán a tener problemas. Si aún no sabes si dar este paso, o bien si ya tienes una relación formal pero no está funcionando como pensabas, puede que aquí halles la respuesta.

Son tres elementos que siempre tienes que estar al pendiente de ponerles la misma atención, ¡que estén equilibrados, pues! A mi me gusta verlos como los trés vértices de un triángulo, en cuyo centro está nuestra relación, y se trata de la afinidad, la comunicación y la realidad. Pero no te espantes, ahorita te explico qué significa todo eso.

Relaciones formales

Afinidad Esto significa que tú y el que quieres que se haga tu novie, sean afines en algunas cosas. NO significa que tengan toda la pinche vida en común, porque así pues qué weba, ¿no? Yo te recomiendo que antes de que se lanzen a tener una relación formal, platiquen, exploren sus gustos, pasatiempos, aficiones, etcétera. Porque si solo coinciden en el gusto por salir a bailar al antro en las noches, la neta, por muy pinches rico que esté el prospecto, eso NO va a funcionar para una relación de pareja, y sería mejor como tu faje en las fiestas, o tu sexfriend, o alguna otra cosa de ese estilo y nada más.

Yo te recomiendo que tengan aproximadamente el 50% de las cosas en común y el otro 50% nada que ver. Eso va a hacer que puedan disfrutar de algún tiempo de calidad en actividades que ambos disfruten, a la vez que lo hará interesante, pero sobre todo, no asfixiante, pues cada uno se va a reservar otras cosas que no tienen tanto en común para hacer con sus amigos, familia, en la escuela, etc.

relaciones formales 3

Comunicación ¡Tienes que ser siempre honesto y sincero con esa persona! (y esa persona contigo, claro). La comunicación clara y siempre oportuna es la base para construir algo fundamental en una relación seria: la confianza. Nunca temas a decirle a esa persona especial, cómo te sientes, qué te ha pasado, qué piensas, etcétera, por qué por eso es “especial”, ¿no? Si mantienes una comunicación constante y fluída con esa persona, la posibilidad de que haya pleitos, malos entendidos y confusiones, será mínima y todo saldrá mejor.

Y aquí es donde esto empieza a funcionar como un triángulo. No se te olvide nunca canalizar tu afinidad a través de la comunicación. De nada sirve que tengan muchas cosas en común si no se comunican adecuadamente esta información, si no se dicen de qué si y de qué no tienen ganas en cierto momento, etcétera.

Y recuerda, si desde el principio cuando empiezas a salir con ese alguien, no se abren grandes canales de comunicación, o si de plano se dicen cosas y no se entienden, muy probablemente lo mejor sea dejarlo por la paz, y el que sigue por favor.

relaciones formales 4

Realidad Tener una gran relación formal no es cuestión de magia, ni algo que se logre de la noche a la mañana; es algo que hay que construir con dedicación y tiempo. Y para poderlo hacer, hay que hacerlo sobre una base sólida y no sobre un terreno dudoso y pantanoso. Y para ello, hay que volver las cosas realidad. Recuerda que el mundo esta construido de acciones, no de intenciones ni de deseos (recuerda a todos los que mató Hitler, aunque desde su punto de vista tenía una gran intención). Evita prometer el cielo, el sol y las estrellas, sobre todo si no sabes si vas a ser capaz de bajárselos o no. Mejor esfuérzate por traerle un granito de arena del mar, a lo mejor no es tan glorioso, pero va a ser real y se va a sentir más y te lo van a agradecer mucho más.

A lo que voy con esto, es que trabajes en tu relación y vayas construyéndola poco a poco con cositas reales. En otras palabras, demuestra que lo que dices siempre lo cumples, y mejor aún, que haces cosas aunque no las digas (eso es la cereza del pastel, y en serio le da un plus especial a la relación). Si no te sientes capaz de llevar a la realidad lo que esa persona espera de ti, o si de plano dicha persona es más bla, bla, bla que otra cosa (y tu esperas una relación mas formal), entonces ese arroz nunca va a cocer y por ahí no hay nada que buscar.

¿Entonces cómo funciona este triangulo del amor? Es simple. Deben percatarse si tienen afinidad o no, o sea si tienen algunas cosas en común y otras no; luego deben de tener la comunicación necesaria para saberlo, y para conocer sus necesidades y expectativas mutuas, y finalmente deben tener bien puestecitos los pies en la tierra (si, sin dejarse llevar por las maripositas en el estómago o el culazo que tenga el prospecto) para ser honestos y saber si ambos están dispuestos y van a ser capaces de convertir en realidad las expectativas y necesidades del otro. De esta manera, si aprendes a retroalimentar siempre el triángulo del amor junto con tu pareja, van a tener una relación estable y duradera.

Y ojo, también si de repente empiezas a tener problemas de pareja, seguramente es un buen momento para desempolvar este triángulo amoroso y revisar qué esta fallando, y restaurarlo a su equilibrio.

¡Felices relaciones formales!

Niklas Bloemer

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Niklas Bloemer

Holiiiii aquí me expreso libremente sobre lo que pienso y siento, especialmente relacionado con la comunidad LGBTTTI. Por si lo dudabas, soy gay. ¡Disfrútalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *