En el hotel Mazatlan el profe de me dio un 10

Como muchos saben frecuento un lugar de encuentro en el corazón de la Ciudad de México ‘El hotel Mazatlán’. Lo que a mí me lleva a visitar este aposentó es el morbo de las historias que veo, leo y me han contado.

 

El pasado fin de semana me di una escapada a este lugar mítico, con la seguridad de pasar un buen tiempo entre tantos machos sedientos de sexo.  

en el hotel Mazatlan5 - En el hotel Mazatlan el profe de me dio un 10

Cuando llegue a mi habitación la número 36, prepare mis cosas (sacar condones, lubricante, poppers , mariguana… etc.) después de terminar de instalarme me metí a la regadera y a ponerme mi ropa interior favorita. Justo cuando decidí abrir la puerta y empezar la acción veo a aquel hombre de 35 años, 1.70 de estatura, piel morena, cabello largo y barba desaliñada y tatuajes en los brazos intentando abrir la puerta de la habitación de enfrente con el número 31.

No sé por qué pero me costó mucho trabajo identificar ese rostros familiar, quizá nunca espere ver  a alguien conocido en aquel lugar de encuentro sexual, pero fue casi en automático que recordé aquel profesor que me impartió la clase de Anatomía Humana, siempre me ponía nervioso en las clases puesto que siempre me pareció muy apuesto  y como era mi primer año de universidad siempre fue mi fantasía tener relaciones con un maestro, pero por  varias situaciones no se llegó a nada mientras fui su alumno, él es un hombre muy profesional.  

Como les contaba, él no podía abrir la puerta de su habitación y yo me dirigí por su nombre y le pregunté…

(Por cuestiones de seguridad vamos a llamar a mi maestro Sergio )

– Sergio ¿quieres que te ayude a abrir la puerta ? El volteo al instante de que escuchó su nombre y no sé si reconoció mi voz pero volteo como si un fantasma le hubiera asustado .  – No puedo abrir mi puerta ,me dijo el

– Déjame intentarlo, le respondí  

Yo pude abrir la puerta de su habitación y me invitó a pasar por cortesía y tomé asiento sobre la cama.  No sé si su reacción fue al propósito, pero pareció no reconocerme y me hizo pláticas sobre el lugar y el clima de la ciudad en ese momento.

en el hotel Mazatlan6 - En el hotel Mazatlan el profe de me dio un 10

Yo soy un hombre de pocas palabras y me le lance encima, directo a lo que vinimos sin rodeo alguno. Él aceptó mis besos y mis caricias en su entrepierna, estaba muy ansioso de despojarse de su ropa y quedáramos los dos desnudos. No hablamos mucho solo nos dejábamos llevar por la excitación. Fue cuando le propuse grabar como mamaba su pene (ese vídeo ya lo vieron ),  él accedido a que grabara como chupaba su polla prieta .

Terminamos la grabación y yo no atinaba a decir nada y él tampoco, de pronto me tomó de las nalgas  y me volteo boca abajo acomodándose suavemente a un lado mío, acercando su cuerpo  desnudo. Supongo que se untó saliva  pues sentí con sus dedos iban introduciéndose en mi ano. Poco después su pene me fue poseyendo, lo hacía poco a poco y me preguntaba si me dolía, yo no decía nada puesto yo ya estaba dilatado y deseando tener toda la verga dentro. Después de varios minutos de ir introduciendo un poco de su grande verga lo senti todo en mi interior, una sensación indescriptible. Comenzó a meter y a sacar muy despacio, yo me movía por los mismos movimientos que le imprimía al empujarlo hasta el fondo. Cambiamos de posición , ahora él estaba abajo mirando al techo y yo iba a montarme arriba de su falo, aquí le propuse volver a grabar, en esos momentos sentía una mezcla de dolor que lo toleraba, entonces salieron de su boca sonidos de enorme placer. Por unos instantes más tuvo mi cuerpo seguir desesperadamente un ritmo descontrolado, como si estuviera poseído por un ser supremo.   

Fue aquí cuando me llamó por mi nombre y  me avisó que quería correrse dentro de mi. Que era el momento que siempre deseó, que siempre en clases me veía el culo y pensaba en poseer mis nalgas para él solo .

Después de toda esa descarga de semen y quitarse el condón  puso su verga cerca a mi cara y entendí lo que tenía que hacer. Mi lengua y labios saboreaban  su verga, desde ese momento ya sabía lo que quería para mi.

Con una toallita entre sus dedos fue limpiándome el semén que me había ofrecido, siempre con delicadeza , después nos quedamos desnudos platicando de varias cuestiones de la escuela…. lo demás se los contaré en otra ocasión..

Aquí acaba mi relato.

Gracias por leer chimuelos.

chimuelo 150x150 - En el hotel Mazatlan el profe de me dio un 10

¿Te gusto? ¡Compártelo!

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

One thought on “En el hotel Mazatlan el profe de me dio un 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *