Un excitante encuentro mañanero

Esta mañana me he despertado pensando en él. Fantaseo con la idea de verle. Es un hombre alto, delgado, de barba abundante, negra y áspera, todo un caballero de forma de ser fría y arrogante, digamos del tipo perfecto como para tener un excitante encuentro mañanero…

excitante encuentro mañanero

Muchas veces pensaba en saludarlo, en hablarle… lo único que al parecer nos unía eran mis locas fantasías de estar con él.

Toco su timbre y siento un nudo en el estómago, ¿nervios? ¿Ansias?… no lo sé. Estoy esperando a que me abra la puerta, me deleito pensando en cómo estará vestido y de pronto ahí está. Aparece de la nada en mis sueños, lleva unos jeans que le sientan muy bien y una camiseta que deja entrever su cuerpo definido, me está mirando a los ojos, con esa mirada en la que podría vivir y una sonrisa en la boca.

– Tenía ganas de verte.

Por toda respuesta me besa, tenía un gran deseo de besarlo, de sentirle muy cerca. Entramos, me enseña su apartamento y me invita a sentarme tomamos algunas cervezas, uno que otro cigarrillo, minutos que parecían no terminar.

No sé cómo, no sé en qué momento me vi acostado a su lado, muy cerca, lo suficiente como para que los dos sepamos que el otro está igual de nervioso. Hace mucho deseaba esto, deseaba besarlo y acariciarlo. Empiece por su pelo, lo tiene negro y corto, es un tacto agradable. Él sonríe y empieza a besarme, creo que es el beso más caliente que me han dado nunca. Desprendemos calor, mucho calor, intento abarcar todo su cuerpo con mis manos, sabiendo que es imposible, necesitaré mucho tiempo.

excitante encuentro mañaneroÉl me besa el cuello, consigue erizarme la piel, una mirada de silenciosa complicidad seguida de un beso apasionado mientras recorre mi cuerpo con sus manos, me encanta como lo hace. Mis pantalones empiezan a ser un estorbo, mi pene está despertando, realmente los jeans me molestan, pero quiero que sea él quien me los quite. Seguimos besándonos y yo llevo mi mano hasta su entrepierna, está muy caliente, eso me pone aún más excitado.

Entonces decide quitar el botón de mi jean y bajar la cremallera, ¡qué alivio!, creía que explotaba. Él mete su mano por dentro y me agarra con fuerza haciéndome estremecer. Me quita la camiseta mientras yo hago lo mismo con él, parecemos dos novatos, esperando a ver quién decide desnudar al otro.

Me decido yo pero con las prisas se la saco y me la meto en la boca con una mano, con la otra le acaricio sus testículos suavemente y empiezo a juguetear, su respiración se acelera cada vez más. Empieza a besarme el cuello, él sigue con más ímpetu y empieza a bajar, mi pecho, mi abdomen, por fin se la mete en la boca con mucho cuidado y empieza a jugar con ella.

Me encanta, estoy sintiendo muchísimo placer y se lo hago saber, mi respiración es muy fuerte, mis manos le agarran con fuerza y parece que le gusta. Su lengua recorre todo mi pene haciendo que yo tiemble de placer, tengo la sensación de que estoy en una nube, solos los dos, sólo existe él, y no se va a acabar nunca…

Vuelve a besarme y yo cojo su polla mientras con la otra mano acaricio su espalda, él coge la mía, intentamos alcanzar un ritmo. Estoy deseando que se me corra encima, quiero notarlo. Sé que él quiere lo mismo de mí y se lo voy a dar. El placer no me deja hablar, de lo contrario le diría que lo quiero. Estoy a punto de venirme y consigo decírselo -perfecto- contesta, y me besa, no aguanto más, exploto.

Me encanta que me besen mientras me corro. He terminado y él juega con mi semen sobre mi abdomen mientras yo lo masturbo, está disfrutando y me gusta verlo, intento meterme su pene en la boca otra vez, pero me avisa de que se va a venir así que sigo masturbándolo más rápido y clava sus dedos en mi pierna.

Me duele y eso me gusta, no sabría explicarlo, está eyaculando y al verlo diría que me he puesto arrecho otra vez, pero no hay tiempo… y el despertador empieza a sonar, avisándome que mi rutina laboral debe iniciar.

Consejo:

“Recuerda permitir que tu imaginación llegue al límite y darle una oportunidad a aquello que parece un deseo absurdo del erotismo, ¿quién quita?, puede ser que esa persona salte de tus sueños para hacerte vivir una de las mejores realidades “

Soy Gustavo Patiño colaborando desde Colombia y me puedes seguir en Twitter como @GapBecquer

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Gustavo Patiño

Made in Colombia, productor artístico nato, recorriendo la ciudad día y noche con @OrgulloLGBT porque me soltaron el collar y nunca atiendo a mi conciencia. Acá encontraras mi vida, mis historias, mis anécdotas y por que no un consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *