Falsos mitos sobre ser transexual

Es real que aunque existe mucha información en línea sobre el ser transexual mucha gente sigue teniendo duda y nos dimos a la tarea de compartir este texto para despejar falsos mitos sobre el tema…

intersexual

Cambio de sexo…. 

Habitual e incorrectamente, se dice que las personas transexuales realizamos un “cambio de sexo”, cuando en realidad no cambiamos de sexo. Somos del sexo que nos sentimos, no del que nacemos. Por lo tanto, lo único que hacemos es adaptar nuestro cuerpo mediante hormonas y cirugías para que se asemeje a nuestro sexo sentido. Sí cambiamos nuestros documentos oficiales, el nombre y la mención de sexo en el DNI (por ejemplo). El término correcto sería reasignación de sexo.

La transexualidad es una elección/opción/capricho.

Por desgracia es uno de los mitos más extendidos en la población, y en ningún caso lo es. Vivir día a  día en un cuerpo que no te corresponde es una sensación que no le deseo a nadie. Las personas transexuales debemos pasar por pruebas psicológicas, médicas, administrarnos hormonas periódicamente durante toda la vida, operaciones que no siempre tienen el resultado esperado… A nivel social, salir del armario en nuestro entorno más próximo (con el posible rechazo que eso pueda generar); a nivel jurídico, tener que esperar 2 años para cambiar los documentos oficiales. Dicho esto, considerar este proceso un capricho, a mi modo de ver, es una locura.

La transexualidad es lo mismo que travestirse. 

Son dos conceptos que normalmente se confunden. Las personas que se travisten lo hacen por diversión, porque su profesión lo requiere, por diversos motivos. Estas personas no requieren ningún cambio físico/social/jurídico para ser felices, sin embargo las personas transexuales sí.

Falsos mitos sobre ser transexual 1024x576 - Falsos mitos sobre ser transexual

Las personas transexuales trabajan en el mundo del espectáculo. 

La transexualidad no influye en la profesión. Es cierto que durante una determinada época, las personas transexuales tuvieron que refugiarse en el mundo del espectáculo para poder sobrevivir, pero eso no ocurre en la actualidad. Hay personas trans con diferentes oficios, tantos como personas trans hay.

Las personas transexuales son personas extravagantes, exhibicionistas y les gusta llamar la atención. 

Cada persona es un mundo, y nosotrxs no somos la excepción. Del mismo modo que no todas las personas trans trabajan en el mundo del espectáculo, no todas somos extravagantes, exhibicionistas o nos gusta llamar la atención.

Las personas transexuales son personas enfermas porque la transexualidad es una patología. 

En primer lugar hay que aclarar que la transexualidad NO es una enfermedad, bajo ningún concepto. Sin embargo, el término “disforia de género” permanece en el DSM-V (manual publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría) y CIE-11 (Clasificación Internacional de Enfermedades, publicado por la OMS) para designar la “angustia” que siente una persona trans por el mero hecho de serlo. Entre todxs debemos conseguir que este término desaparezca por completo y, al mismo tiempo, sigamos teniendo cobertura sanitaria (como por ejemplo, una mujer embarazada).

Asociar la transexualidad con la prostitución. 

Esto es debido a que las personas transexuales, en concreto las mujeres, han tenido un difícil acceso al mercado laboral. Ante esta barrera, algunas de ellas han tenido que recurrir al trabajo sexual. También han tenido que recurrir a ello para poder costear las operaciones cuando aún no las cubría la Seguridad Social.Falsos mitos sobre ser transexual 3 1024x641 - Falsos mitos sobre ser transexual

La transexualidad es lo mismo que la intersexualidad. 

Las personas intersexuales son aquellas cuyos genitales no se han formado de una manera estándar, mientras que las personas transexuales sí tienen desarrollados sus genitales de manera estándar pero no se corresponden con su sexo sentido. Por otro lado, hay una estrecha relación entre ambas identidades, ya que la ausencia de protocolos sanitarios en este ámbito ha dado lugar a una toma errónea de decisiones con respecto a los genitales. En la adultez, algunas de estas personas intersexuales han tenido que empezar su proceso de reasignación sexual.

A las personas transexuales se les debe tratar según su sexo biológico y preguntarles por su nombre “anterior”. 

Como ya he dicho en el primer punto, las personas somos del sexo que nos sentimos. No se debe decir “el transexual” sino “la mujer transexual”. Tampoco “la transexual” sino “el hombre transexual”. Preguntar por el nombre de una persona transexual antes de reconocerse a sí misma como tal, genera incomodidad y malestar. El nombre que importa es con el que esa persona quiere que nos dirijamos a ella.

Te compartimos una campaña que se realizó en Argentina llamada “Expectativas”

 

¿Te gusto? ¡Compártelo!

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *