La Masacre de Orlando

Este Domingo 12 de Junio el mundo se horrorizó ante la más amplia y clara demostración de odio en la historia hacia el colectivo y sus simpatizantes. Omar Mir Seddique Mateen de 29 años, un trabajador de una de las empresas de seguridad más grandes del mundo, de origen estadounidense, musulmán, un simple hombre promedio viviendo el “sueño americano”, se vio envuelto a sí mismo en un capullo de odio homofóbico al llevar a cabo la masacre más cruenta y brutal de la historia de los E.E.U.U.

La Masacre www.serviciodeagencia.com

Algunos dicen que fue un ataque terrorista de ISIS y el Estado Islámico, sin embargo éstos sólo se adjudicaron el ataque una vez perpetrado, más no fue un ataque dirigido, y aunque ciertamente este individuo era miembro o simpatizante del grupo terrorista, lo que sí podemos asegurar es que actuó por cuenta propia.

La Masacre www.serviciodeagencia.com

Los padres de Mateen aseguran que no era particularmente religioso, y su ex esposa, Sitora Yusufiy, confirma que aunque religioso, esto no formaba parte medular de su vida diaria. Muchos entonces se preguntarán, ¿por qué entonces alguien aparentemente normal cometería un acto de tal atrocidad?, la pregunta es justa, pero la respuesta es simple, la homofobia, esa temible bestia multiforme y multicultural que se esconde en cada rincón del planeta tierra. Los padres de Mateen sólo pudieron comentar que unos días antes su hijo había expresado su enojo al haber visto dos hombres besándose en Miami, pero no prestaron importancia a este comentario y se devolvieron a sus vidas cotidianas.

El ataque al club Pulse, aquél que se hacía llamar a sí mismo “el bar más candente” en el corazón de Orlando, ahora un desolado monumento a la homofobia, dejó un total de 50 muertos y varias decenas de heridos en estado crítico, y es un permanente recordatorio a toda la comunidad LGBTTTIQAH del mundo que la lucha no ha acabado, que nuestros pensamientos, nuestras pancartas y nuestra lucha deben ir dirigidas estratégicamente hacía las fauces del odio que los pensamientos radicales, religiosos o no, evocan en las mentes de cualquiera que se someta a la barbarie de cualquier fanatismo, sea del tipo que sea.

La Masacre www.serviciodeagencia.com

A unos días de la XXXVIII Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México, debiéramos replantearnos y reflexionar nuestra intención al manifestarnos. ¿Es una celebración?, ¿debemos marchar en silencio como luto y compasión?, ¿o es cierto que la lucha no ha acabado, y que a pesar de los logros, aún falta mucho para festejar? No lo sé, lo que sí me queda perfectamente claro es que hoy en día, la llama de la lucha está más viva que nunca, y que cada uno de nosotros que integramos la gran diversidad sexual, incluidos nuestros amigos los heterosexuales, todos, desde nuestra trinchera hemos de librar una batalla que raye en lo prudente pero también en lo consistente para hacer de este mundo un lugar más sano, más incluyente, donde nuestros hijos, ya sean de familias heteroparentales o de familias homoparentales, puedan jugar libres de cualquier miedo en este mundo que juntos construimos día a día.

“Existen tres tipos de persona en el mundo. Aquellas que son inamovibles, las que se movibles, y las que mueven”, Benjamín Franklin

¿Te gusto? ¡Compártelo!

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *