La rudeza de la seda

Los seres humanos somos complejos, nada es blanco ni negro; todo está en continua transformación, los colores cambian, el alma se revela, nadie sabe la batalla interna que está liberando por dentro. Debajo de toda la fachada hay debilidad y mucha… como la rudeza que existe en la seda…

La rudeza de la seda 5 1024x770 - La rudeza de la seda

La complejidad del ser humano…

los vaivenes de sentimientos, la ruleta rusa del amor, de cuando el sexo se convirtió en la saciedad en la ausencia de amor; en que hemos convertido este sentimiento, para algunos sobrevalorado y por otros vital y de primera necesidad.
Pero al voltear hacia atrás o simplemente a los lados; pero más importante hacia dentro de sí mismo, la autosatisfacción o autodestrucción de la falta de él o el exceso del mismo; ¿en qué momento nos convertimos en seres extrapolares? Si, extrapolares que viven de la mínima demostración de cariño o hasta de la nulidad de ella.
Pero por un momento detenerse y pensar, ¿realmente lo necesito?, que he hecho por cultivar y dejar todos esos demonios atrás o enfrentar dichas batallas internas por ser una mejor persona y versión de sí mismo.La rudeza de la seda 1 1024x579 - La rudeza de la seda

Por otro lado, dejar de lado estas batallas de los demás por la propia satisfacción y el tan concurrido ¡Porque lo valgo y lo merezco!

Como dice el título

‘La rudeza de la seda’; esta tela es de las más delicadas, pero de las más salvajes, costosa, pero como lo es un diamante, para llegar a obtenerlo habrá que trabajar en ello para que este llegue a serlo, obteniendo como resultado una pieza de valor, pero ¿qué valor?, ¿qué es lo que vale?, ¿qué te vale?La rudeza de la seda 2 1024x686 - La rudeza de la seda

A lo que me lleva a una discrepancia entre los valores y la abstracción de cada persona para cada sentimiento, como principal la empatía hacia el de enfrente, precisamente no sabes las batallas que enfrenta cada persona y las luchas con los demonios llamados –en ocasiones- sentimientos, sentimientos que algunos llevamos a flor de piel o en el fondo más oscuro y escondido en el corazón.www.serviciodeagencia.com

Quedando como la analogía del corazón enclaustrado entre miles de barreras y corazas, pero por dentro existe la persona más tierna y cariñosa, al dicho popular de “La burra no era arisca, la hicieron”, pero ¿quién te hizo arisco?, ¿por qué se permite esta forma de autodefensa?

Hay un camino bastante largo por recorrer y personas que conocer, darnos la oportunidad de traspasar esas barreras o por auto decisión, dejarlas caer; para llegar a la última pregunta ¿tu sabes quién eres y lo que vales?La rudeza de la seda 4 683x1024 - La rudeza de la seda

Yo soy Antonio Esparza me gustaría leer tus opiniones y comentarios, nos leemos pronto!

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Antonio Esparza

Ingeniero, divertido y muy amiguero; desarrollador por profesión, viajero por convicción; expositor de ideas y amante de la tecnología. Dando lata desde hace más de 25 año; fuereño de nacimiento, pero naturalizado chilango; amante de la ciudad y todos sus colores. ¿El clóset? Sólo para ropa DI-VI-NA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *