Los que nos representan ¿realmente nos representan?

Después del vergonzoso, por decir lo menos, nombramiento de Sabrina Sabrok como embajadora de comunidad lésbico-gay por la Confederación de Jóvenes Mexicanos, organización adherente al PRI, me quedan serios cuestionamientos y muchas reflexiones.

Primero que nada ¿embajadora frente a qué representación u organización?

Sin poner en duda su carrera como “actriz”, modelo y vedette, no creo que un par de apariciones en televisión y varias cirugías, sean preparación suficiente para representar a un segmento tan complejo de la sociedad como lo es la población lésbico-gay, sin mencionar que han dejado fuera a transexuales, transgéneros, intersexuales, bisexuales, etc. ¿ellos no merecen representación o no son tan significantes?

Lo ridículo de la situación me recuerda a esos actores blancos que se pintaban la cara de negro para aparecer como afroamericanos en las primeras películas de la historia del cine.

¿No es mejor utilizar a afroamericanos auténticos? ¿no es mejor poner como representantes de la comunidad LGBT a personas de la misma comunidad, a activistas que llevan años luchando y entendiendo las necesidades de este segmento?

¿Se necesita un embajador para estos temas?

¿Una persona cuya imagen ha sido el estereotipo de la mujer que pone de frente su cuerpo antes que sus capacidades es la mejor representante en temas de género?

Querer un mundo mejor no es suficiente para lograrlo y usar lentes no da credibilidad, se necesitan medidas y acciones concretas que la “embajadora” no ha presentado en un plan de trabajo ¿o es acaso que el nombramiento es meramente honorario o para generar una cierta imagen políticamente correcta de cara a las próximas elecciones?

Sabrina Sabrok, quien además no es mexicana por nacimiento, no es alguien que me represente, por el contrario me parece insultante y ofensivo.

Como indignante es que el candidato a la gubernatura del estado de San Luis Potosí por el Partido Encuentro Social, Arturo Arriaga Macías, no pueda poner de lado su propias creencias y compare la homosexualidad, el aborto y a las madres solteras con problemas como la inseguridad, el narcotráfico, el pandillerismo y la drogadicción.

¿Acaso no demuestra su desconocimiento de lo que es criminal y lo que no? ¿sabe acaso que madres solteras y homosexuales son personas a las que aspira representar por ser ciudadanos con derechos como cualquiera?

Por desgracia ejemplos como este abundan en la política mexicana, y para muestra una corcholata, ahí está OTRA actriz, Carmen Salinas sin ninguna preparación política, contendiendo por una diputación plurinominal.

¿No merecemos que quienes están en estos cargos realmente representen nuestros intereses y vean por nuestros derechos?

Sospechosos comunes con olor a hueso que a lo único que aspiran en realidad es a vivir del erario o eso es lo que descaradamente parece.

¿Te gusto? ¡Compártelo!

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

One thought on “Los que nos representan ¿realmente nos representan?

  1. Buen artículo! Estoy de acuerdo contigo. Es triste la representación que nos quieren dar y los paradigmas que aún permanecen en estos días.
    Saludos y un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *