Mi primera vez con RuPaul

Ya casi no recuerdo mi vida anterior al glitter, a las pelucas, tacones, vestidos estrafalarios y demás referencias al mundo del Drag, pero si mi primer concierto que fue en el 2009, fui a ver a Metallica “Orgullo, pasión y gloria. Tres noches en la Ciudad de México”. En aquella época traía el cabello largo, vestía completamente de negro, presumía unas botas estilo “bombero” y me pintaba las uñas del mismo color que usaba para todo… lo sé, debí de tomarlo como una señal de un futuro, que en ese momento, pensé improbable… y es momento de contarles sobre Mi primera vez con RuPaul

Al descubrir y abrazar mi homosexualidad, a la edad de 15 años me prometí que jamás perdería “mi masculinidad” y que, no dejaría que nadie se burlara de mí ya sea por mi manera de hablar, vestir, moverme o amar. La primera vez que vi un video de un hombre en tacones haciendo una coreografía de una canción de Beyonce quedé sorprendido por la habilidad casi innata que demostraba y porque me di cuenta que no sabía nada del mundo al que pertenezco, era un ignorante de mi propia situación y juzgaba sin conocer hasta los más escabrosos detalles.

Hace menos de un año yo no tenía conocimiento de quien era RuPaul, menos de que significaba hacer “Drag” y jamás paso por mi mente que en mi país ya estuviera tan arraigado y tuviera personajes icónicos. Fue culpa de un joven ávido de aprender y querer inmiscuirse en este mundo que me arrastro a las fosas de perdición que llevan por nombre “La Sacristía”, “Teatro Garibaldi” o “La Divina”, sé que existen más, el hecho de que lo sepa significa que hizo un buen trabajo, ahora este joven es mi pareja y mientras escribo este texto sufro de mis piernas ya que trabaje como ayudante de producción para una sesión de fotos con diferentes celebridades del Drag mexicano.

Mucho le falta a México en general para tolerar y respetar a la comunidad LGBTTTI y creo que el trabajo empieza desde adentro de la misma, es triste escuchar que muchos gays y lesbianas no solo discriminando a los transgénero y travestis, sino que la denigración es tal que tiene que tener sus propios centros de entretenimiento aparte, porque convivir juntos es impensable, pero he sido testigo de cómo los prejuicios y mitos que forman barreras mentales son derribados con información y respeto, los míos fueron derrumbados de esa forma y puedo decir que es de lo mejor que me ha pasado en la vida.

A la vida llegamos desnudos, podría decirse que todo lo demás es “Drag” y si esto es cierto solo resta decir: ¡Caballeros, enciendan sus motores y que la mejor mujer gane!

Yo soy Enrique Machuca déjame en los comentarios como fue tu primer acercamiento con el mundo DragQueen y compártelo!

¿Te gusto? ¡Compártelo!

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

One thought on “Mi primera vez con RuPaul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *