Muere el Dr. Robert Spitzer

El Dr. Robert Spitzer, conocido por su gran aportación en el desarollo del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales que permitió que la homosexualidad dejara de ser considerada como una enfermedad, ha muerto a los 83 años en la ciudad de Seattle por problemas cardíacos.

spitzer_home

Hasta el año 1973 la homosexualidad fue considerada una “perturbación sociopática de la personalidad”. Pero un psiquiatra, empeñado en clasificar empíricamente las enfermedades mentales, la sacó de la lista. El doctor Robert Spitzer, el hombre que trabajó para que la homosexualidad no fuera diagnosticada como una enfermedad mental, falleció este pasado viernes, 25 de diciembre, a los 83 años de edad. Fue su propia esposa y compañera de trabajo, la profesora emérita de la Universidad de Columbia,Janet Williams, quien comunicó que el psiquiatra murió debido a problemas cardiacos. Spitzer estaba involucrado en múltiples ediciones del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales, o DSM según sus siglas en inglés; el libro que enumera y recoge los principales trastornos.

En 1973, después de reunirse con activistas gays, el doctor Spitzer expuso a sus colegas la necesidad de sacar la homosexualidad del listado de la DSM. Entre las razones que argumentó, el psicólogo explicó que el deseo por alguien del mismo sexo no puede ser una enfermedad mental si las personas LGBTI no tienen problemas por aceptar su propia sexualidad y se sienten cómodos al igual que los heterosexuales. Así, Spitze planteaba la necesidad de asumir públicamente que la homosexualidad es buena para la salud.

En lugar de apelar a la autoridad de Freud (padre del psicoanálisis), el doctor Spitzer, en una entrevista que le hicieron en la revista New Yorker en 2005 planteaba las siguientes incógnitas sobre si la homosexualidad era un trastorno psicológico: “¿Existen estudios?, ¿qué pruebas hay de que lo sean?”Un trastorno médico debe estar asociado a angustia subjetiva, sufrimiento o discapacidad de la función social. ¿Realmente la homosexualidad es genética?”, explicó Spitzer al Washington Post.

El Dr. Robert Spitzer, acreditado como la principal influencia facultativa que consiguió que la Asociación Americana de Psiquiatría votara en 1973 para dejar de tratar la homosexualidad como una enfermedad, ha fallecido el pasado viernes a los 83 años.

Según ha manifestado su esposa, el reconocido psiquiatra norteamericano ha muerto en Seattle, ciudad en la que residía desde hace unos meses, a causa de una insuficiencia cardíaca.

El Dr Spitzer trabajó en la redacción de varias ediciones del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, permitiendo la salida de la homosexualidad de la clasificación moderna de los trastornos mentales.

En su argumentación a favor de este gran paso para la comunidad LGTB, el facultativo sostuvo que la atracción homosexual no podría ser una enfermedad mental si las personas no tenían ningún problema con su sexualidad.

Su trabajo fue considerado entonces por el movimiento homo, bi y trans como un avance social sin precedentes para el colectivo, puesto que anteriormente la homosexualidad era contemplada en el manual como un “trastorno sociopático de la personalidad.”

No obstante, el Dr. Spitzer enfrentó a principios de los 2000 una grave polémica al apoyar las pseudoterapias de cambio de orientación sexual, algo que fue tomado como traición por parte del activismo de los derechos LGTB hasta su retractación. En 2001, publicó un estudio de apoyo a las “terapias reparativas”, una teoría que defendía que la sexualidad se podía cambiar. Pero en 2012, se disculpó por este trabajo en un artículo que se publicó en el New York Times. “Al leer estos comentarios (sobre el estudio) yo sabía que esto era un problema, un gran problema, y no podía responder. ¿Sabe de alguien que haya cambiado realmente de orientación sexual?”, se planteaba el psiquiatra.  El Dr Spitzer pidió disculpas por el estudio que apoyaba estas prácticas, que definió como ”defectuoso’‘ y como ”lo único de lo que se arrepentía profesionalmente en toda su carrera’‘. En sus palabras:

Creo que le debo a la comunidad gay una disculpa por mi estudio que defendía afirmaciones no probadas de la eficacia de la terapia reparativa.[…] De la misma manera pido disculpas a cualquier persona gay que haya desperdiciado tiempo y energía al someterse a algún tipo de terapia porque pensaron que yo había demostrado su efectividad con individuos altamente motivados.”

El doctor Allen Frances, profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Duke y editor de una edición posterior del DSM, dijo al New York Times ‘”Spitzer fue de lejos el psiquiatra más influyente de su tiempo. Sus miles de pacientes avalan su trabajo y, a excepción de una crisis de credibilidad, elevó sus estándares científicos y los rescató de la arbitrariedad y de las opiniones sin fundamento”. “El hecho de que hoy se permita el matrimonio gay se lo debemos en parte a Bob Spitzer”, asegura el psicoanalista Jack Drescher.

Antes del DSM, un diagnóstico variaba de un especialista a otro. La redacción de un manual basado en información empírica como el que desarrolló Spitzer es “el mayor hito de la profesión”, le dijo Janet Williams, su mujer y colega a la agencia de noticias AP.

Agencias / Redacción chueca / Ragap

AgenteSDeA

Nuestro principal objetivo es generar contenido escrito basado en diferentes temas de interés con el propósito de informar y entretener como parte de un servicio editorial incluyente y diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *