Pareja estable ¿Que tan difícil es tener una?

Hoy en día parece que se ha vuelto mas complicado encontrar una pareja que busque “estabilidad”, “algo serio” y con la cual se puedan compartir varios aspectos de la vida.

Esto se puede deber a lo que los sociólogos mencionan

Como el aumento de la “individualidad” Esto se refiere a que si bien en un principio parece que estamos más comunicados y conectados, la realidad es que no es así.

La tecnología nos ha facilitado estar en contacto casi inmediato con cualquier persona no importa donde este, sin embargo la calidad de la comunicación y el interés por el otro no es algo que la tecnología estimule.

Pareja estable ¿Que tan difícil es tener una?

Por ello es muy común ver en las reuniones de familiares o amigos que cada cierto tiempo se hace un silencio porque en algún momento todos revisan sus celulares, tabletas, etc.

¿Es acaso cada vez más difícil encontrar una pareja estable?

Recientemente muchas son las situaciones que me llegan al consultorio refiriendo la dificultad de mantener una relación de pareja, e incluso hacen referencia a la casi “imposible” tarea de encontrar a una persona con la cual compartir la vida.

Si bien esta tarea dependerá del tipo de personalidad del individuo mucho se debe observar la época actual y los retos que se deben tomar en cuenta para encontrar a la “persona indicada”.

En primer lugar es importante retomar lo que Freud opinaba sobre el amor, él mencionaba que para encontrar el “amor maduro” es fundamental conocerse a sí mismo a profundidad, identificar las carencias, trabajarlas, afrontarlas y estar totalmente identificado con uno mismo.

Tomando esto en cuenta, y explicándolo más detalladamente, es necesario contar previamente con una imagen clara de uno mismo, es decir, conocer defectos y virtudes, las virtudes explotarlas y los defectos trabajarlos para evitarlos o bien de ser imposible esto, adaptarlos a la vida cotidiana sin que afecten ni a uno mismo ni a los demás.

Pareja estable ¿Que tan difícil es tener una?Suena complicado, pero la realidad es que es mas sencillo de lo que parece.

La mayoría de la gente busca una persona, y citaré las frases que mas se escuchan en el consultorio, “que les consienta, les atienda, les acompañe, les quiera, les acepte tal cual son, etc”.

Visto esto, el paso fundamental para poder obtener una relación profunda y madura, es iniciar una relación consigo mismo. Es decir, brindarse a sí mismo todo lo que se le solicita a la “pareja ideal”, atenderse, quererse, aceptarse y acompañarse.

De este modo al momento de encontrar a la pareja no se le solicitará nada que uno mismo no se pueda dar. Al tiempo que también se entenderán las necesidades y espacios de la pareja, evitando los celos y las altas exigencias afectivas, económicas y físicas.

De este modo también se estimula el interés por el otro, pues al conocernos a nosotros mismos, entenderemos que la pareja es una persona externa a nosotros y por ello será más sencillo respetar y amar su individualidad.

“Para encontrar el “amor maduro” es fundamental conocerse a sí mismo”

Si bien, hay muchos otros factores que intervienen en la elección de pareja, este es uno de los principales. Por ello, es importante no dejarse llevar por la época, pues para poder interactuar profundamente con aquella persona especial es necesario dejar de lado la tecnología y la individualidad, para observarse a sí mismo frente al otro y así, entenderlo completamente. ¿Tu te conoces perfectamente? ¿Conoces tus virtudes y defectos?

Cuéntamelo en los comentarios aquí abajo o déjame un tweet en @PsicFco

En ServicioDeAgencia estamos a favor de la libertad de expresión y ofrecemos un espacio donde es bienvenida la diversidad.

¿Te gusto? ¡Compártelo!

FranciscoJiménez

Tengo la suerte de dedicarme a mi verdadera pasión, la psicología. Estoy especializado en el manejo de trastornos de personalidad y enfermedades mentales graves. Actualmente soy el Director General del Centro de Atención Psicológica Integral, donde brindo psicoterapia individual y de pareja. Paso mucho tiempo leyendo, durmiendo o paseando. Si no estoy en el consultorio seguro me encuentras caminando con mi perrijo, un rechoncho pug al que le cuento lo que ni mi analista sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *