¡Qué se abra esa puerta! Homenaje a Carlos Monsiváis

¡Qué se abra esa puerta! Homenaje a Carlos Monsiváis. Nunca dijo que era homosexual, no hubo necesidad de hacerlo, sin embargo jamás lo negó. Así era Carlos Monsiváis, cronista, narrador, articulista, ensayista y escritor mexicano. Nacido el cuatro de mayo de 1938, este 2016 cumpliría 78 años. En el marco de su natalicio, resulta pertinente rendir homenaje a un hombre que ha escrito tanto, criticado en sumo e ironizado siempre a la cultura e idiosincrasia mexicana.

¡Qué se abra esa puerta! Homenaje a Carlos Monsiváis www.serviciodeagencia.coim

Su legado a la literatura mexicana comprende una amplia colección de trabajos que van desde la crónica a la ficción, sin olvidar sus participaciones en periódicos y revistas, siendo la columna “Por mi madre Bohemios”, publicada en la revista Proceso, una de las más importantes, pues en ella vertía su crítica y análisis de la realidad sociopolítica del país, así como su apoyo a los grupos marginados, siendo el colectivo LGBTT uno de ellos.

Elena Poniatowska lo describe como un intelectual y activista de izquierda, que fue desde los años 50, una “piedra en el zapato de la vida en México”. Marta Lamas, al respecto de su homosexualidad, comenta que: “Carlos Monsiváis (1938-2010) nunca escondió sus preferencias sexuales, lo que no hizo fue gritar a los cuatro vientos que era homosexual […] siempre rechazó hablar de la vida privada de cualquiera”.

¡Qué se abra esa puerta! Homenaje a Carlos Monsiváis www.serviciodeagencia.com

Para Monsiváis hacer público que era homosexual era igual a sentirse discriminado. ¿Por qué tenía él, en tanto homosexual, que decir su orientación sexual si a los heterosexuales no se les exige? “Él veía que no tenía por qué dar una explicación o hacer explícito algo” Señala Lamas.

Su familia, e incluso su madre, sabían de su homosexualidad y sus relaciones amorosas. Sin embargo, él no utilizó su orientación sexual como estandarte de su obra, narrativa y aportación a la sociedad. Lo que sí hizo fue analizar y criticar la cultura mexicana en general, y las sexualidades no heterosexuales, en particular, porque le importaba y visualizaba un México incluyente. Apoyó no sólo a los movimientos indígenas, feminista o de discapacitados, entre otros, también a la comunidad gay. Pues como señala Lamas: “Luchas tan importantes como el feminismo, el respeto a la diversidad sexual, la atención al VIH y el rechazo a toda forma de discriminación, tuvieron siempre un aliado en Carlos Monsiváis”.

Por ello, hubo mucha indignación cuando en el boletín oficial del Instituto Nacional de las Bellas Artes, a propósito de su fallecimiento y honores funerarios, se omitió la presencia de la bandera gay sobre el ataúd de Monsiváis, como intentando omitir la lucha en defensa de los homosexuales de la cual el escritor fue soldado activo en todo tiempo. Su obra Que se abra esa puerta. Crónicas y ensayos sobre la diversidad sexualda cuenta de ello, así como otros textos.

Lo que preocupa es el afán de las instituciones gubernamentales por omitir ese aspecto en la vida de Monsiváis. No porque fuera relevante para entender su legado intelectual, pues como señala Manuel García:

“Carlos Monsiváis no necesitó nunca declararse homosexual y el que lo hubiera hecho o no, nada le da y nada le quita porque su relevancia en este mundo no se debe a con quien se estaba o no, sino a la maravillosa, genial y mente única que tenía por encima del resto, no sólo de gays sino de heterosexuales, bisexuales o transgénero”

¡Qué se abra esa puerta! Homenaje a Carlos Monsiváis www.serviciodeagencia.com

No obstante, negar su participación en el diálogo para construir una sociedad respetuosa de la diversidad sexual, borra, al menos oficialmente, la importancia de su figura en la cultura y lucha política de los mexicanos homosexuales. Cuando, dejamos de lado la voz de Monsiváis en los temas de la comunidad LGBTTTIQ en México, se pretende omitir que además de libre pensador, analista y crítico también fue defensor de una minoría que en nuestro país aún lucha por lograr la dignificación de sus vidas en un contexto machista, homofóbico y discriminatorio.

Afortunadamente diversas voces, desde diferentes trincheras, hacen eco de su labor a favor del movimiento LGBTTTQ, al cual no sólo apoyó, también criticó, pero que ante todo respetó. Por ello, es importante que no sea suprimida su labor en esta causa, sino que sea reconocida, pero sobre todo valorada. ¡Qué se abra esa puerta! ¡Qué no se cierre!

Por Carlos Díaz

Con información de:

http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2010/11/25/nunca-escondio-monsivais-sus-preferencias-sexuales

http://www.chilango.com/cultura/nota/2011/05/04/para-leer-a-carlos-monsivais

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/19/obituarios/1276980458.html

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Carlos Díaz

Titulado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Carlos Díaz es un apasionado de la pluma con un estilo literario fresco y muy actual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *