Mundo de provocación y arte

Lo entiendo todo como provocación. Vivimos en un mundo totalmente anestesiado y precisamente lo que hay que hacer, no solo desde el arte, es romper esa destrucción que sufrimos a diario. Debemos crear una propuesta, ser detonantes y transformadores. Quiero un espectador al que su boca le sepa a mi morbo, que sienta su cuerpo vibrar y despierte una erección hasta brotar una gota de lubricante. Mi tarea es provocar excitación, lagrimas o vómitos. Un proyecto como este cuesta mucho…

"Mundo de provocación y arte"