Ese twinky me gusta pero… ¡Es mi alumno!

Era un día nublado, fresco. Como cada semestre, preparé temarios y la información general del curso. Cerca de la hora, me enfilé al salón de clases. Cuándo entré, dí una ojeada a los un poco mas de 20 alumnos que había allí. Ya de frente en el salón y hablando de lo que haríamos este semestre, mi mirada no pudo apartarse de dos chicos: uno que se veía que era una auténtico zorrito (y que…

"Ese twinky me gusta pero… ¡Es mi alumno!"