Tiempos maricas

Sobreviviendo una realidad constante que nos hace vivir Tiempos maricas cada minuto de nuestros días…

No he lavado mi ropa en semanas..

..me pongo unos calzones usados con olor a semen de tres días, un pants corto, playera sin mangas, y chamarra de licra Adidas que combina con mis tenis Puma. Miro la basura acumulada, admiro un condón de etiqueta amarilla fabricado en la India, sé que hoy tendré sexo, no sé cómo, pero si salgo a correr tendré sexo. Recojo el condón y me dirijo al parque Santiago en la tercera sección de Tlatelolco. Son las nueve y media de la noche, es época de lluvia inoportuna. Corro un par de minutos al ritmo de Joy División. Un chico me captura con su mirada, parece solitario, comienza a chispear, freno en seco y con el disimulo de la mirada nos dirigimos al área de los edificios donde conectamos. Ambos estamos calientes, se nos nota en la verga parada, me dice “Hola”, le respondo como espejo, no pierdo el tiempo, vamos a la parte trasera del Colegio de la Santa Cruz, ahí se pude coger con un poco de suerte. Nos vamos calando el pito, entre sombras se aprecian jóvenes parejas que viven una realidad paralela, no saben que vamos a profanar sus espacios con nuestros gemidos cómplices, una jardinera en la zona prehispánica será la cama. Nos masturbamos por miedo a ser cachados, pero nos jalamos con rabia.

Tiempos maricas 3 1024x714 - Tiempos maricas

El chavoruco me pregunta…

…sobre el tamaño de su verga, es grande y gruesa, parece un tamal. Se viene primero, tarda un minuto entero en escupir el veneno, un poco cae en mi mano, se adhiere como chicle, me pide que me venga: “Cabrón estabas bien cargado”, dice mientras hace figuras con mi sangre blanca. Miro al cielo, al Xipe Tótec como un orgasmeado indigente. La noche misteriosa nos cobija. Vivimos tiempos maricas donde un hombre promedio tiene más sexo que un actor porno que presume querer cogerse a medio México. Vivimos tiempos maricas donde el chico que acabo de masturbar junta dinero a pesar de ser desempleado para pagarle mil pesos y un horno de microondas a su expareja “porque el mundo gay es chico y un día me lo encontraré y no quiero que me cante ni un peso el culero”. Son tiempos de libertad de amor, poliamor, de coger y coger hasta que nos provoquemos heridas.

Salimos a las calles como modelos de pasarela…

…salimos del antro como bestias desechas, chuecos, cubistas, peor que un Picasso. Vivimos en un surrealismo de grises y rojos. Es la mejor época para coger chavitos, con morritos, dejárselas ir entera; para que se asustan de los pederastas, ellos saben que follarse a los niños y pubertos es más rico, que porque aprietan más., la diferencias es que la comunidad gay les llama Twinks. Buenos tiempos para experimentar y ser impunes, para ver como un camión naranja frena una boda gay, para ver como de la nada llegan unos supuestos “vengadores” a matarnos, para ver masacres en antros porque la plaza de droga se quiere ganar como el corazón del chavo que tanto nos gusta. Son tiempo maricas donde las apps de ligue circulan los cuerpos perfectos, inalcanzables. Los gays estamos ayudando a que nuestro país deje de ser menos obeso a cambio de unos cuantos desquiciados, deprimidos y suicidas.

Tiempos maricas 4 1024x683 - Tiempos maricas

Queremos coger con lo que más odiamos…

…la arrogancia, la vanidad, el cuerpo del famoso macho, de ese macho que tantas vidas ha cobrado, y que decir de los chacales que solitos se ponen el letrero para cobrar como licenciados. Nos liberaron, somos libres, pero esclavos de tanto trabajo; cogemos a medias, como miniaturas mediocres. Decimos que amamos la buena ortografía, la buena compañía, el arte y la ciencia, pero escribimos pura mierda en pixeles de 18 bits.

A las trans las matan por ser unas hijas de puta y les ponemos altar de heroínas, la Iglesia y sus medios de difusión esperan textos de este calibre para demostrar que somos unos enfermos (y realmente lo estamos) por la misma iglesia y los partidos políticos de derecha que pagan e invierten en campañas de ignorancia y odio mientras debemos encerramos en nuestras burbujas para fingir diversidad, exigir una imposible igualdad cuando cada día de nuestra puta vida nos reafirmamos (me reafirmo) que somos completamente diferentes, que vivimos en una sociedad que enaltece a los hombres y para ser felices debemos apoyar la cadena de odio y miseria por un trozo de verga o un trozo de culo.

Vivimos tiempos maricas donde con un poco de dinero podemos matar al otro y perder la culpa en el cuarto oscuro, donde la fama importa más que la verdadera vida y mayor reflejo son los crecimientos de infectados por el VIH y el hambre de retrovirales. Unos mueren por falta de medicamento, otros se mueren por mezclarlo con alcohol, drogas, sexo a pelo y decir que son indetectables.

Tiempos maricas 1 1024x683 - Tiempos maricas

Respiramos tiempos maricas donde podemos salir a la calle orgullosos de vestir lo que queramos, actuar como se nos pegue la gana, pero estar esperando el periódico, la sentencia de que al final no valemos nada, que con un par de letreros en Saltillo, con declaraciones de una bola de violadores que nos acusan de degenerados, que con cualquier cosita la estabilidad nos despedaza, nos convierte en nada, nos roba el suelo y arranca las alas. Tiempos de autocensura por proteger unos pesos, un pedazo de espacio hipócrita. Tiempos donde los activistas solo saben tirarse mierda y no saben realmente actuar por los derechos de las demás personas.

Vivimos tiempos maricas donde muchas personas están insatisfechas y su opinión es cuestionada porque se les acusa de feos, insatisfechos, de envidiosos y locos, frustrados sexuales… ¿Dónde quedó la ilusión de mejorar el mundo? Incluso usar los derechos al matrimonio y la adopción son corrosivos, son para quienes “aspiran a una vida hétero pero en gay”. Es mentira, el derecho al amor lo han manchado de odio. Sufrimos en tiempos maricas donde el chico que se masturbó promete llamarme y desaparece junto con el último track de Blondie.

Sobrevivimos en tiempos maricas donde ser gay es más difícil de lo que pensamos.

Fools for love and full of fire. You want to come in from the rain. Emotions running down the drain. Blue as ice and desire

Por: Erik Meneses (Eriko Stark) sígueme en Twitter: Eriko_Stark y en Face: Eriko Stark

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Eriko Stark

Visión enConteXto del Arte, Cultura, Homosexualidad, Cine e Interés general por el acontecer en la escena LGBT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *