Visibilidad de gente negra en México

Tres hombres negros en el vagón del metro y una familia nueva en mi unidad me llevaron a una singular duda: ¿Desde cuándo hay gente negra en mi colonia? no se que esperar, pero la verdad me da entre curiosidad y morbo el pensar el destino de estos hombres que destacan por su complexión que puede ser causante de muchas fantasías y ustedes saben a lo que me refiero… México se ha convertido en refugio de africanos!

Con suerte, hace algunos años podías ver a personas pertenecientes a esta raza en los espacios turísticos de la ciudad, pero con el paso de los años, su presencia es casi tan común como la de migrantes asiáticos y sus famosos restaurantes.

Según el Instituto Nacional de Migración (INM)

en 2002 llegaron a sus instalaciones cerca de 12 mil 337 personas provenientes de África, pero en el 2016, esta cifra se elevó a 25 mil 117, la mayoría, permanecieron dentro de Tijuana, con la esperanza de cruzar hacia los Estados Unidos.

María de Jesús Peters, corresponsal de El Universal, publicó un artículo sobre la llegada de 3 mil 689 personas provenientes del mencionado continente, todos desde la frontera sur del país, específicamente en Tapachula, Chiapas. En el artículo, la corresponsal entrevista a una mujer proveniente de El Congo, quien narra una serie de peripecias para lograr llegar a México, proceso al cual se someten la mayoría de los migrantes africanos y de otros continentes.

El INM señala a El Congo como el país con mayor número de migrantes en nuestro país (53.7%), el resto tiene como lugar de origen Ghana (10.7%) y Senegal (6.4%).

Según el diario La Razón…

…estos migrantes llegan a México con la promesa de “coyotes” de darles el sueño americano con un precio cercano a los 10 mil dólares, si logran pasar Chiapas, viajan a la Ciudad de México en busca de empleo para continuar su viaje en avión a los Estados Unidos.

Desgraciadamente para ellos, la mayoría no puede continuar este viaje, lo que provoca su estadía en las ciudades y municipios donde son captados por el Instituto Nacional de Migración.

No conozco la historia de esos tres hombres ni de mis nuevos vecinos, quienes ya tienen a sus dos hijos en las escuelas de la colonia, los veo constantemente en la tienda y al parecer, el resto de los vecinos los tratan con naturalidad, incluso con un tinte de respeto.

No sé si su destino final era la Ciudad de México o no, pero están aquí, ellos y muchos otros.

Yo soy Fernando Barrera no olvides dejarme tus comentarios y sobre todo compartir este texto.

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Fernando Barrera

Macho biológico, homosexual ideológico, fotógrafo y escritor... Creo en el talento y en la bondad... Escribo para el cambio, dibujo con luz para la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *