Zona de ligue

El sexo – junto con la alimentación – son tal vez las actividades mas antiguas que ha llevado a cabo, y que asiduamente realiza, la humanidad. Dentro de la inmensa multiplicidad de formas, lugares, fetiches, juguetes, filias, etc. que constituyen la práctica del sexo, probablemente el segmento de la población LGBTTTIQA somos quienes mayores recursos, alternativas e imaginería le ponemos a la hora de tener sexo, en algunas ocasiones por obvias razones (claramente, entre tantas opciones de género y orientación sexual que hay, no siempre se puede tener sexo “convencional”…).

El día de hoy les platicaré sobre una modalidad de sexo gay que ha tomado harta popularidad en los últimos años, y es el denominado cruising en inglés, o “cruzamiento” en español (aunque a este autor no deja de sonarle como “apareamiento” en español, lol). El cruising se puede definir inocentemente como sexo casual, pero ¿qué tan casual debe ser para ser considerado como cruising?

Claramente, si estas en un antro o bar y sacas ligue, copean un rato, bailan, se besan y terminan en un hotel, eso NO es cruising. Hay dos cosas esenciales para que el cruising pueda ser considerado como tal. La primera es que el susodicho (o susodichos) involucrados sean unos completos desconocidos, y la segunda es que se dé en un lugar y en una situación donde se encuentren expuestos con el riesgo de ser atrapados infraganti.

Zona de ligue5

Y esa es la razón principal por la que mucha gente se ha aficionado al cruising. La adrenalina que provoca la situación junto con la calentura, generan un mix hormonal en el cuerpo que hace que la mayoría de los que lo experimentan quieran volver a repetir la experiencia. 

Y por obvias razones, prácticamente cualquier lugar, cualquier rinconcito, se vuelve un escenario adecuado para realizar cruising; porque para practicarlo no se buscan ni se necesitan grandes comodidades, ni tampoco grandes lapsos de tiempo. Suelen ser encuentros altamente rápidos debido a la latente posibilidad de ser cachados. Sin embargo, de entre tantos potenciales lugares, dos son altamente asedidados por los cruisers (practicantes del cruising): los baños y el famoso putivagón. 

Los baños son escenarios ideales para tener estos rapidines, no importa si son baños de centros comerciales, de estaciones del metro, baños públicos como tales, de restaurantes, de gimnasios, etc. En estos lugares, con relativa facilidad y dependiendo de la ubicación geográfica en las ciudades y de la hora del día, se puede encontrar acción en los mingitorios/urinales o en los mismos cubículos del W.C. Por su parte, al menos en la CDMX, se ha vuelto altamente famoso el último vagón del metro, en sus diferentes líneas, para llevar a cabo un excelente cruising.

Ahora bien, seguramente si no sabías del cruising o si solamente habías escuchado lejanamente de él, ahorita te preguntarás ¿cómo puedo saber dónde, a qué hora y con quién puedo practicar cruising sin que termine con un par de putazos por andar de “maricón”?

Esto del cruising es algo que se hace por instinto, un instinto que se va desarrollando poco a poco, pero para los que no somos tan aventurados para ir en ensayo y error y así desarrollar nuestro radar de cruising, existen numerosos foros donde los cruisers exponen sus experiencias, qué lugares son ideales por sus condiciones para realizarlo, qué lugares ya están quemados (por haber sido sobreutilizados o utilizados sin discreción alguna), etc. Si vives en México y quieres ir leyendo y explorando, y por qué no, tal vez encontrar un lugar de cruising cerca de tu casa, de tu trabajo, en tus rutas diarias, etcétera, yo te recomendaría que entraras a www.cruising.mx. Te sorprenderás de la cantidad insospechada de usuarios y reseñas de lugares que jamás pensaste que son eventualmente usados para esta actividad.

Zona de ligue4

Por otro lado, y si te estas animando a experimentar un poco de esta práctica que cada vez se arraiga mas en el mundo (y en particular en el mundo gay), aquí tienes unas cuantas recomendaciones.

  • SIEMPRE carga con condones y lubricante suficientes. Aunque en muchas ocasiones la experiencia no rebasa la masturbación mutua, a veces llega al sexo oral o hasta a la penetración. Nunca sabes qué te vas a encontrar y hasta donde puedes llegar, ¡así que siempre preparados chavos! Recuerda que por mas adrenalínico e intenso que pueda llegar a ser el momento, debes protegerte siempre. Tú y tu salud están siempre primero.
  • En el cruising hay que intentar, sin importar donde estén, ser lo mas silencioso posible. Si te agarras la cogida de tu vida en un baño y gimes como si estuvieras en celo en multiorgasmo, muy probablemente encontrarás vigilantes/policias esperándolos antes de que te vengas…
  • Se siempre muy precavido y ten discreción. Recuerda que vivimos en un mundo aún bastante homofóbico, pero aunque no fuera así, ten en mente que no a todo el mundo le agrada entrar a un baño a hacer sus necesidades biológicas (bueno, yo sé que en muchas ocasiones el sexo es una gran necesidad biológica, pero ustedes me entienden) y encontrar a personas follando (sean del mismo género o no), o bien, gemidos sexuales o rechinidos proviniendo del cubículo de al lado. Estén siempre al pendiente de algún ruido, puerta, etc. y sean silenciosos, sino pues corren el riesgo de ser enfrentados por estas personas o bien, que ellos vayan corriendo a acusarlos.
  • Recuerda que muchos cruisers lo practican por el anonimato que conlleva. No te extrañes que muchos “heterosexuales” lo practiquen, o bien muchos homosexuales con una homofobia internalizada tan grande que son incapaces de asumirse a si mismos como homosexuales (y que suelen tener esposa, hijos, etc.). Así que respeta el anonimato y la privacidad del otro. Aunque esté muy rico el cuate, pues no te pongas a pedir su teléfono, whats, dirección, etc. sino quieres recibir un desplante, una mala cara, una grosería, etc. Mejor muestra tu interés con frases como “esto estuvo demasiado bueno, ojalá nos encontremos en otra ocasión”. Si el cruiser piensa igual, probablemente responderá como tu esperas y, quien sabe, en una de esas y encuentras a tu media naranja dentro del mundo del cruising (aunque parece poco probable, pero todo puede suceder).
  • SÉ RESPETUOSO. Puede que una persona ande en el cruising, pero que en ese momento no quiera o simplemente que no le gustaste. Si alguien te dice NO, es no y punto, aunque andes caliente. Por favor, respeto. Es muy difícil e incómodo que se te insinúen a pesar de que ya dijiste que no. Mucha gente incluso te sigue obsesivamente y eso no esta bien.
  • El punto anterior me lleva a la seguridad. Lamentablemente, como todo en el mundo, el cruising también se ha prestado para asaltar a personas, etc. Así que si quieres extremar precauciones, no estaría de mas que llevaran en su bolsillo un inmovilizador por si alguien quisiera pasarse de listos con ustedes. En particular si buscas cruising en el metro rumbo a casa y, por ejemplo, llevas la laptop en tu mochila… bueno, yo digo.
  • Y por favor, cuiden sus lugares de cruising favoritos. No los quemen. Sean discretos. No dejen mensajes sexuales en las paredes (menos con sus números telefónicos, si ya no están en la secundaria! xD), etc.

Zona de ligue2

 

Y recuerden que su seguridad y su salud están primero. Ahora que están más informados, ¿se atreverían a experimentar el cruising?

 

Niklas Bloemer

¿Te gusto? ¡Compártelo!

Niklas Bloemer

Holiiiii aquí me expreso libremente sobre lo que pienso y siento, especialmente relacionado con la comunidad LGBTTTI. Por si lo dudabas, soy gay. ¡Disfrútalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *